Archivo mensual: agosto 2012

Presentada la Feria 2012 de Alcázar de San Juan

Galán, Ponce, Aníbal Ruiz con toros de Samuel Flores en la corrida de feria. Conciertos de Mocedades, Soraya y los Inhumanos. Participación de grupos de Rock y grupos locales. La pólvora este año a las doce y cuarto en la explanada de la Avenida Pablo Iglesias. El pregón a cargo de Recesvinto Casero. Una reducción cercana al 15% en el presupuesto de este año

Con este motivo se reunieron en la sala de comisiones del ayuntamiento de Alcázar de San Juan el alcalde, Diego Ortega, la presidenta del patronato de cultura, María Jesús Pelayo, Concejal de Cultura , Benedicto Úbeda, Concejal de deportes, Manuel De La Guía y el concejal de Seguridad, Julián Mateos quienes explicaron los diferentes aspectos de la Feria según sus concejalías.

Diego Ortega, alcalde de Alcázar de San Juan agradeció el trabajo de todas las personas implicadas en el desarrollo de esta Feria y fiestas, los concejales, los trabajadores municipales y el Instituto de Deportes y el patronato de cultura.

Diego Ortega destacó el espíritu participativo que debe presidir estas fiestas tan importantes para Alcázar De San Juan¿, una reducción entere un 10 y 15 por ciento en los gastos que supone Hacer más con menos sin perdida de calidad.

Se ha pensado en todos los vecinos desde los más pequeños a los grandes. Los destinatarios principales de esta feria son los vecinos e invito a todas las personas de la comarca a que participen en nuestras fiestas, eso sí, con respeto y alegría…

Los objetivos que se cumplen a la hora de abordar estas fiestas son los de austeridad, eficiencia y economizar en el gasto.

La presidenta del patronato Municipal de cultura, María Jesús Pelayo explico que la Feria y fiestas en Alcázar de san juan es materia de todos los servicios del ayuntamiento.

Destacó la presidenta que los industriales feriantes de Castilla-la Mancha se hacen cargo del ferial. El baile del vermú y las jornadas gastronómicas se desarrollan en los aledaños de la piscina municipal y hay una novedad que la plaza de toros vaa tener actuaciones con entrada libre y después contara con la actuación de DJ’s con renombre nacional.

“Esta va a seruna feria muy alcazareña” y ánimo a la participación de todos los vecinos.Benedicto Úbeda, concejal de Cultura anunció que el pregonero de este año es Recesvinto Casero, una persona respetada y querida en el pueblo pues dentro de su trayectoria ha sido concejal, pintor, historiador, escritor La idea en esta feria es la de vivirla de forma plena y contar una Feria creativa, económica, variada y participativa. 

Con menos presupuesto entre un 10 y 15 por ciento, con menos dinero hacer más.Se recupera la plaza de toros con actividades y entrada libre, tendremos un a verbena de los años 70 y 80 en la piscina Municipal, contaremos con 11 grupos locales en los escenarios.

Mocedades, Soraya y los Inhumanos son los artistas que van actuar en estas fiestas y 7 grupos de rock, todo gratuito y entrada libre.Se crea en la plaza de toros un nuevo espacio para los jóvenes.

En el apartado de gastronomía se trata de potenciar al máximo nuestros ricos plato este año, por primera vez tendremos ‘Bizcocha’. Por la noche las demostraciones gastronómicas se desarrollaran en la avenida del deporte y se separa la elaboración de pisto manchego que será el cinco de septiembre de las gachas que serán el 7 de septiembre.

Esta feria y Fiestas 2012 duran más del 1 al 8 de septiembre.Julián Mateos, concejal de Seguridad fue el encargado de contarnos los dispositivos de seguridad que vamos a tenerse unen policía local, protección civil y cruz Roja.Durante todo el desarrollo de las fiestas habrá controles de alcoholemia y documentación y la pólvora este año estará situada en la explanada e la avenida Pablo Iglesias para cumplir la normativa existente sera el día 1 de septiembre a las doce y cuarto de la medianoche.

El servicio de autobuses estará en funcionamiento desde las 20:00 horas hasta las tres de la madrugada, durante estos días se anulan todos los billetes y habrá un billete de 1,50 euros.

Manuel De La guia concejal de Deportes, destaco las numerosas actividades deportivas que se celebran estos días tanto en deporte en edad escolar como en deporte para adultos, fútbol, baloncesto, ajedrez, caza y una actividad de Golf en la plaza de España.

El concejal agradeció el trabajo que están realizando todos los integrantes del Instituto Municipal de Deportes para hacer realidad esta feria 2012.Todos coincidieron en el deseo de tener felices Feria y fiestas.

Publicado en: www.alcazardesanjuan.es

Programa oficial de la Feria: http://www.alcazardesanjuan.es/portal_c/RecursosWeb/DOCUMENTOS/1/0_5823_1.pdf

.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Alcazareños, Alcázar de San Juan, Castilla-La Mancha, Feria

La venta cervantina de Sierra Morena y III

Cervantes hace que don Quijote y Sancho Panza se encuentren en Sierra Morena durante el mes de Agosto. Don Quijote, fecha una carta en las entrañas de Sierra Morena dirigida a su sobrina, para que, aprovechando el viaje que Sancho tenía que hacer para ir hasta El Toboso y llevar una carta a Dulcinea, al pasar por su pueblo le diese tres borricos; es el veintidós de Agosto. Al día siguiente, llega Sancho de nuevo a la venta cervantina y se encuentra con sus amigos y vecinos, el cura y el barbero, que en la busca de amo y escudero por aquellos parajes se encontraban. Haciendo coincidir con estas mismas fechas, tan cervantinas, aprovecho para publicar aquí la tercera y última parte de este pequeño estudio, que saldrá a la luz impreso en las próximas semanas en la revista Tesela, del Patronato Municipal de Cultura de Alcázar de San Juan.

Cap. XXV de la primera edición de la Primera Parte de El Quijote

En esta tercera parte, haremos el mismo recorrido que don Quijote hizo sobre una carreta de bueyes desde la venta cervantina, la Venta del Alcalde, hasta su lugar. Ese lugar tan buscado, discutido por tantos, y puesto nombre tan interesadamente por otros.

DE LA VENTA AL LUGAR DE DON QUIJOTE

La Venta del Alcalde, situada en el camino más importante que unía Castilla con Andalucía, en el término de Almodóvar del Campo, al final del Real valle de Alcudia a los pies de Sierra Morena, es ahora un punto de referencia determinante para situar desde ella el lugar del Caballero de la Triste Figura.

Si la segunda salida de don Quijote, ya con su inseparable escudero Sancho, desde que ven Puerto Lápice hasta que llegan a la venta cervantina, puede tener más de una discusión por los tiempos empleados y distancias recorridas, es en el regreso a su lugar, donde Cervantes si nos aporta los datos precisos para poder establecer la distancia que separa esta ya famosa venta cervantina, con el aún más famoso lugar de don Quijote.

Para convencer a don Quijote que abandonase el lugar de penitencia en Sierra Morena, sus vecinos, el cura y el barbero, ayudados por el ingenio de Dorotea, hacen que esta representase el papel de princesa de un reino lejano, el reino de Micomicón. Ante la solicitud de ayuda para liberar su reino de la tiranía de un gigante, don Quijote, se compromete a ayudarla y también a no acometer otra aventura antes de esta, por petición expresa de la princesa Dorotea. Puestos en marcha se dirigen ya hacia su pueblo, por donde tienen que pasar para desde allí continuar viaje hacia el lejano reino de Micomicón. La ingeniosa frase del cura “Si así es, dijo el cura, por mitad de mi pueblo hemos de pasar, y de allí tomará vuestra merced la derrota de Cartagena”, conseguiría que don Quijote no dudase en ir de regreso a su pueblo con ellos, lugar de paso hacia su nueva y comprometida aventura. Desde su pueblo continuaría nuestro caballero el camino hacia el reino de Murcia, y desde su puerto principal, Cartagena, embarcar hacia el lejano reino en compañía de la princesa.

Salen de la aspereza de la sierra y llegan de nuevo a la venta cervantina, donde también se alojará en ella don Fernando con Luscinda. Después de aclararse las relaciones entre estos y Dorotea y Cardenio, deciden continuar la marcha hacia su pueblo. El cura, quiere cambiar el cuento para seguir convenciendo a don Quijote del camino elegido a casa, y es aquí cuando nos deja Cervantes la distancia que separa la venta cervantina con el lugar de don Quijote:

“ Dijo más el cura: que pues ya el buen suceso de la señora Dorotea impedía pasar con su disignio adelante, que era menester inventar y hallar otro para poderle llevar a su tierra. Ofrecióse Cardenio de proseguir lo comenzado, y que Luscinda haría y representaría la persona de Dorotea.

-No –dijo don Fernando-, no ha de ser así: que yo quiero que Dorotea prosiga su invención; que como no sea muy lejos de aquí el lugar deste buen caballero, yo holgaré de que se procure su remedio.

-No está más de dos jornadas de aquí.

-Pues aunque estuviera más, gustara yo de caminallas, a trueco de hacer tan buena obra.” (I P, Cap XXXVII).

Dos jornadas de camino a caballo. Entre dieciséis a veinte leguas de camino, se encontraría el lugar de don Quijote, de la venta cervantina.

Pero siguen llegando huéspedes a la venta, el capitán cautivo con Zoraida, don Juan y su hija Clara, el barbero al que don Quijote arrebató la bacía, cuadrilleros de la Santa Hermandad en busca, entre otros asuntos, del libertador de unos galeotes, aventura ocurrida unas jornadas atrás en aquellos mismos parajes. Después de disputas y aclaraciones, sosegados todos, determinan abandonar, ahora sí, la famosa venta cervantina hacia sus lugares de destino. Don Fernando con Luscinda quizás a Osuna, Cardenio con Dorotea posiblemente a Córdoba y el capitán cautivo con Zoraida, darán media vuelta y  acompañarán hasta Sevilla a su hermano don Juan y su hija Clara.

Don Quijote ya había expresado su intención de seguir su camino junto con Dorotea, la fingida princesa Micomicona, hacia su pueblo para cuanto antes. Y el cura vuelve a urgir una nueva manera de llevar a don Quijote hacia su pueblo, sin la necesidad de que Dorotea les acompañase:

“Y lo que ordenaron fue que se concertaron con un carretero de bueyes que acaso acertó a pasar por allí, para que lo llevase en esta forma: hicieron una como jaula de palos enrejados, capaz que pudiese en ella caber holgadamente don Quijote, y luego don Fernando y sus camaradas, con los criados de don Luis y los cuadrilleros, juntamente con el ventero, todos, por orden y parecer del cura, se cubrieron los rostros y se disfrazaron, quién de una manera y quién de otra, de modo que a don Quijote le pareciese ser otra gente de la que en aquel castillo había visto.

Hecho esto, con grandísimo silencio se entraron adonde él estaba durmiendo y descansando de las pasadas refriegas. Llegáronse a él, que libre y seguro de tal acontecimiento dormía, y asiéndole fuertemente, le ataron muy bien las manos y los pies, de modo que cuando él despertó con sobresalto, no pudo menearse, … “ (I P, Cap XLVI).

De esta manera, con don Quijote enjaulado sobre una carreta tirada por bueyes, encantado según él creía, comienza el definitivo regreso hacia su casa. Ir de esta guisa, no era muy de entender por nuestro caballero, no por ir encantado, sino por lo despacio que sería el traslado:

“Muchas y muy graves historias he yo leído de caballeros andantes; pero jamás he leído, ni visto, ni oído, que a los caballeros encantados los lleven desta manera y con el espacio que prometen estos perezosos y tardíos animales; porque siempre los suelen llevar por los aires, con estraña ligereza, encerrados en alguna parda y escura nube, o en algún carro de fuego,…” (I P, Cap XLVII).

Y así es, cómo nos cuenta Cervantes, la salida lenta y parsimoniosa de la comitiva formada en la venta cervantina, teniendo que ir todos al paso “tardo” del tiro de bueyes contratado:

“Subió a caballo, y también su amigo el barbero, con sus antifaces, porque no fuesen luego conocidos de don Quijote, y pusiéronse a caminar tras el carro. Y la orden que llevaban era ésta: iba primero el carro, guiándole su dueño; a los dos lados iban los cuadrilleros, como se ha dicho, con sus escopetas; seguía luego Sancho Panza sobre su asno, llevando de rienda a Rocinante. Detrás de todo esto iban el cura y el barbero sobre sus poderosas mulas, cubiertos los rostros, como se ha dicho, con grave y reposado continente, no caminando más de lo que permitía el paso tardo de los bueyes. Don Quijote iba sentado en la jaula, las manos atadas, tendidos los pies, y arrimado a las verjas, con tanto silencio y tanta paciencia como si no fuera hombre de carne, sino estatua de piedra”. (I P, Cap XLVII).

En “Historia de los caminos de España”, volumen I, de don José I. Uriol Salcedo, encontramos descrito como era común el transporte de mercancías en carretas tiradas por bueyes en aquella época, y sus privilegios de paso y pasto:

“Sobre las carreterías sabemos que, además de efectuar transportes privados, prestaban ordinariamente servicios de carácter público, que la unidad funcional de la carretería de bueyes estaba constituida por 30 carretas, 60 bueyes de tiro, seis hombres de guía, además de un mayoral, otros 30 bueyes para las mudas de los tiros, un buey por carreta, como hemos leído en la norma de 1499, y generalmente un caballo para el mayoral y alguna otra caballería para los otros servicios de la unidad llamada cuadrilla; que la velocidad de marcha de estas cuadrillas era del orden de unas tres a cuatro leguas al día; que las carretas eran menores que las usadas normalmente para la labranza y que sus ruedas eran de madera. A pesar de sus mayores privilegios, en estos años, tenían mayor participación en el transporte interior las arrierías que las carreterías, por el suelo accidentado de la península; las carreterías recorrían preferentemente las llanuras de las dos Castillas”.

“Que la velocidad de marcha de estas cuadrillas era del orden de unas tres a cuatro leguas al día”. Este paso lento, muy similar al bueno de Rocinante, y la necesidad de parar para dar de comer y descanso a los bueyes, es también tenido en cuenta por Cervantes en su descripción del regreso de don Quijote a su pueblo. El día de la partida desde la venta cervantina, poco antes del mediodía, llegan a una zona donde al boyero le parece adecuado para realizar el descanso de media jornada, habiendo avanzado en su camino dos leguas.

“Y así con aquel espacio, y silencio, caminaron hasta dos leguas, …”

Por indicación del barbero, deciden continuar un poco más a una zona conocida también por él, con mejor hierba para los bueyes, siendo entonces alcanzados por seis o siete jinetes, que llevaban la misma dirección y camino que ellos, con intención de llegar a una venta ya cercana, y al ser mediodía, comer, descansar y hacer la siesta:

“En esto, volvió el cura el rostro, y vio que a sus espaldas venían hasta seis o siete hombres de a caballo, bien puestos y aderezados, de los cuales fueron presto alcanzados, porque caminaban no con la flema y reposo de los bueyes, sino como quien iba sobre mulas de canónigos y con deseo de llegar presto a sestear a la venta, que menos de una legua de allí se parecía. (I P, Cap XLVII)”

Con el conocimiento del camino que tantas veces había hecho Cervantes en su ir y venir a Sevilla, y otras localidades andaluzas, nos dibuja el camino llevado en esa primera jornada de regreso de don Quijote. Sale de la venta, y a unas dos leguas, media jornada de una carreta de bueyes en las llanas tierras manchegas, es alcanzada la comitiva quijotesca por unos caballeros que llevaban intención de llegar a la siguiente venta a comer y descansar, que casi a una legua de allí estaba. La distancia reflejada por Cervantes, que separa la venta cervantina de esta, destino de estos caballeros, es por tanto de casi tres leguas.

Desde la Venta del Alcalde, a 17,9 Km. poco menos de tres leguas de camino, se encuentra la Venta de Tartanedo. Nuevamente, Cervantes, nos deja distancias exactas entre puntos o parajes muy conocidos por él, que no hace sino reflejar esa realidad geográfica en la que enmarca a sus protagonistas en la obra.

Uno de estos jinetes era canónigo en Toledo, por lo que está más que justificado el camino que llevaba. Este camino real, conducía de Sevilla a León, pasando por Toledo, según las relaciones de caminos de Villuga y Meneses. Después de comer y pasar la siesta con nuestra comitiva encantada, no sin algún que otro cuento y sobresalto, se despiden y continúan su viaje:

“ El boyero unció sus bueyes y acomodó a don Quijote sobre un haz de heno, y con su acostumbrada flema siguió el camino que el cura quiso, y a cabo de seis días llegaron a la aldea de don Quijote, adonde entraron en la mitad del día, que acertó a ser domingo, y la gente estaba toda en la plaza, por mitad de la cual atravesó el carro de don Quijote”. (I P, Cap LII).

Cervantes calcula la distancia que separa la venta cervantina y el lugar de don Quijote, y con el paso tranquilo de la carreta de bueyes, nos deja el tiempo que tardarán en recorrer el camino: entre cinco y media y seis jornadas y media, según las dos posibles interpretaciones del texto.

A cuatro leguas por jornada de la carreta de bueyes en terreno fácil y llano como el manchego, tendríamos la distancia a la que pasando cerca  Puerto Lápice, y con dirección a El Toboso, estaría el lugar de don Quijote, entre veintidós y veintiséis leguas de camino.

Y es en este camino, hacia El Toboso, donde debe de estar el lugar del famoso hidalgo manchego. Cervantes, nos lo describe en dos partes no muy separadas en la obra. En medio de la noche junto al estruendo de los golpes de los batanes, el valiente don Quijote manda a Sancho, si él no regresa de esa peligrosa e incierta aventura, volverse a su casa para “desde allí” ir a El Toboso:

“Así que, aprieta un poco las cinchas a Rocinante, y quédate a Dios, y espérame aquí hasta tres días no más, en los cuales, si no volviese, puedes tú volverte a nuestra aldea, y desde allí, por hacerme merced y buena obra, irás al Toboso, donde dirás a la incomparable señora mía Dulcinea que su cautivo caballero murió por acometer cosas que le hiciesen digno de poder llamarse suyo”(I P, Cap XX).

Y poco después, pasada esta y otras aventuras, Don Quijote desde su lugar de penitencia, elegido en medio de Sierra Morena, encarga a Sancho llevar una carta suya a Dulcinea, a El Toboso:

Loco soy, loco he de ser hasta tanto que tú vuelvas con la respuesta de una carta que contigo pienso enviar a mi señora Dulcinea; y si fuere tal cual a mi fe se le debe, acabarse ha mi sandez y mi penitencia; y si fuere al contrario, seré loco de veras, y, siéndolo, no sentiré nada” (IP, Cap XXV).

Sancho Panza, aprovecha la ocasión para que su amo también escriba en el mismo librillo de notas una carta a su sobrina, para que le haga entrega de tres borricos. Tenemos que tener en cuenta que a Sancho le habían robado el suyo poco antes en la misma Sierra Morena, y aprovecharía el viaje para regresar con uno de ellos. Así escribe don Quijote a su sobrina:

“Mandará vuestra merced, por esta primera de pollinos, señora sobrina, dar a Sancho Panza, mi escudero, tres de los cinco que dejé en casa y están a cargo de vuestra merced. Los cuales tres pollinos se los mando librar y pagar por otros aquí recebidos de contado, que consta, y con su carta de pago serán bien dados. Fecha en las entrañas de Sierra Morena a veinte y dos de agosto deste presente año”.(I P, Cap XXV).

Hagamos el recorrido, que Sancho, una vez que se despidió de don Quijote con la intención de llevar la carta a Dulcinea y llegando a la venta cervantina tenía que haber seguido, desde ella, para llegar a El Toboso, pasando antes por su pueblo.  El mismo camino que siguió nuestra lenta comitiva hasta llegar al lugar de don Quijote desde la Venta del Alcalde.

Los lugares de paso, y las distancias de camino que los separan, según documentos de la época y kilómetros reales de camino son:

-Venta del Alcalde-Almodóvar del Campo: cuatro leguas y media (33,4 km), según el “Reportorio de todos los caminos de España” de Juan de Villuga.

-Almodóvar del Campo-Caracuel: tres leguas (20,7 km).

“… que es una villa pequeña de esta jurisdicción a tres leguas, que hoy se llama Caracuel”. Relaciones Topográficas de Almodóvar del Campo.

-Caracuel-Ciudad Real: tres leguas (20,8 km), según el “Reportorio de todos los caminos de España” de Juan de Villuga.

-Ciudad Real-Villarrubia: seis leguas (34,2 km)

“… que el primer pueblo que hay derecho al poniente desde esta villa es Ciudad Real, que yendo por el camino derecho desde esta villa a Ciudad Real hay seis leguas…”  Relaciones Topográficas de Villarrubia.

-Villarrubia-Herencia: cuatro leguas (28,8 km)

“… al poniente de esta villa está un pueblo que se dice Villarrubia, cuatro leguas de esta villa de las ordinarias …” Relaciones Topográficas de Herencia.

-Herencia-Alcázar de San Juan: dos leguas (13,3 km)

“… que desde esta villa está hacia la parte donde sale el sol la villa de Alcázar dos leguas ordinarias camino derecho”. Relaciones Topográficas de Herencia.

-Alcázar de San Juan-El Toboso: cuatro leguas (24,1 km)

En total, el camino que debía de haber recorrido Sancho desde la venta cervantina hasta El Toboso es de unos 175 km, unas veintiocho leguas y media.

Y hemos seguido el camino adecuado, tan conocido por Cervantes, pues coincide expresamente con las distancias determinantes dejadas por él en la obra. El lugar de penitencia de don Quijote en Sierra Morena, desde donde partió Sancho con la carta a Dulcinea, está a más de treinta leguas de El Toboso. Esto dice sorprendido don Quijote a Sancho, al verle tan pronto de regreso de su viaje a El Toboso:

– ¿Sabes de qué estoy maravillado, Sancho? De que me parece que fuiste y veniste por los aires, pues poco más de tres días has tardado en ir y venir desde aquí al Toboso, habiendo de aquí allá más de treinta leguas;…”     (I P, Cap XXXI).

La villa de Dulcinea, desde la Venta del Alcalde se encuentra a unas veintiocho leguas y media. Y sumándole la distancia que hay entre la venta cervantina y el lugar de penitencia de don Quijote, casi tres leguas, obtenemos una distancia de unas treinta y una leguas y media, coincidiendo con lo calculado por don Quijote: “habiendo de aquí allá más de treinta leguas”. Sin lugar a dudas, hemos realizado el mismo camino que hizo don Quijote, junto a Sancho, el cura y el barbero, para llegar a su lugar.

El lugar de don Quijote debía de encontrarse entre veintidós y veintiséis leguas de camino desde la venta cervantina, según el tiempo necesitado por la carreta de bueyes. ¡A veinticuatro leguas y media de la Venta del Alcalde está  Alcázar de San Juan!.

¿Y esta distancia de veinticuatro leguas y media de camino recorridas por la carreta de bueyes, podría ser recorrida a caballo en dos jornadas, tal y como aseguraba el cura a don Fernando: “No está más de dos jornadas de aquí”?, o, ¿Estamos de nuevo ante otra posible contradicción de Cervantes?.

El cura, para definirle a don Fernando la distancia que separa ambos lugares, le habla en jornadas de caballo.Las distancias normales a caballo eran de entre ocho a diez leguas por jornada, coincidiendo con una velocidad de una legua de camino a la hora. Sin embargo, como nos indica don José I. Uriol Salcedo, en su “Historia de los caminos de España”, volumen I, estas distancias podían ser superiores:

“Podemos, pues, concluir que las jornadas ordinarias eran de unas 8 leguas al día, esto es, unos 50 kilómetros, pero que en algunos casos podían llegar a las 10 o 12, 60 o 70 kilómetros, y aún hasta las 16 o 17, es decir, los 100 kilómetros. Claro es que estas jornadas excepcionales sólo se encuentran alguna vez en los viajes largos, en que por falta de alojamientos intermedios o por su extrema urgencia había que forzar la marcha”

Como vemos, es más que posible el cálculo del cura de hacer en dos jornadas a caballo el recorrido realizado por los bueyes, teniendo en cuenta el tipo de terreno llano de esta parte de La Mancha, la época del año en la que se encontraban, últimos de Agosto, con jornadas largas y la necesidad de hacer el recorrido lo antes posible.

Nuevamente, y como no podía ser de otra manera, Alcázar de San Juan cumple con lo escrito por Cervantes según sus descripciones, tiempos y distancias, para ser el lugar de don Quijote.

Si en “Mi vecino Alonso”, se tuvieron principalmente en cuenta sus tres salidas y dos de sus regresos a su pueblo, para marcar geográficamente a Alcázar de San Juan como el lugar de don Quijote, es a través de la identificación de la actual Venta de La Inés, como la venta cervantina de Sierra Morena, y la descripción del regreso de don Quijote y Sancho a su pueblo, acompañados por sus amigos y vecinos, el cura y el barbero, cuando ya se puede empezar a hacer el verdadero mapa de los caminos de El Quijote por La Mancha.

Hasta ahora, Alcázar de San Juan no aparecía en ningún mapa cervantino sobre las andanzas de don Quijote, cuando el lugar que le pertenece en él es el principal, el lugar desde donde Cervantes hace soñar al hidalgo Alonso en una sociedad mejor con el nombre de don Quijote de La Mancha, y donde vuelve para ser de nuevo Alonso, el bueno de Alonso, donde muere.

El nombre del lugar de don Quijote nos lo esconde Cervantes en la primera frase de la obra. ¿Qué motivo le llevó a ocultarlo, conociéndolo tanto, que durante la obra no dejó de apuntarnos detalles de él, algo escondidos en ocasiones, pero siempre significativos y evidentes? Quizás nunca lo sabremos.

Y, ¿Por qué hace lo mismo con esta venta? Una venta en la que seguro pasó muchas noches antes de acometer el peligroso paso de Sierra Morena, o en sus regresos a Castilla desde Andalucía cansado de la aspereza y dificultad del camino. Nos oculta su nombre y como con el lugar de don Quijote, Alcázar de San Juan, nos la describe y sitúa geográficamente en la obra.

Y “la buena de Maritornes, que prometió de rezar un rosario, aunque pecadora” ¿Es solo un personaje de ficción, o existió esta mujer realmente en la Venta del Alcalde?. Quizás, este es el motivo para no dejarnos Cervantes el nombre de la venta cervantina: “la buena de Maritornes”.

                                                   Luis Miguel Román Alhambra

Deja un comentario

Archivado bajo Alcazareños, Alcázar de San Juan, Alcázar de San Juan: Lugar de Don Quijote, フェアフレーバー, ミルズ, Cervantes y El Quijote, Luis Miguel Román Alhambra, Mi vecino Alonso

La formación continúa durante el verano para los estudiantes y residentes del Mancha Centro

El centro hospitalario ha programado en julio y agosto un total de doce actividades para sus alumnos

Aprenden desde cómo hacer una reanimación cardiopulmonar o sutura, hasta prevenir las úlceras por presión o movilizar a los pacientes correctamente.

En la actualidad, el centro sanitario cuenta con 80 residentes en formación y otros 80 alumnos que realizan prácticas universitarias extracurriculares

16 de agosto de 2012 Hasta un total de doce cursos y seminarios ha programado el Hospital General ‘La Mancha Centro’ de Alcázar de San Juan (Ciudad Real) para los residentes y estudiantes universitarios que aprovechan el verano para ampliar su formación en este centro sanitario dependiente del Gobierno de Castilla-La Mancha.

En la actualidad, el Hospital Mancha Centro cuenta con 80 residentes en formación, a los que hay que sumar los 80 estudiantes universitarios, tanto de Ciencias de la Salud como de otras ramas, que durante la época estival realizan prácticas universitarias extracurriculares en sus diferentes servicios.

Las actividades formativas dirigidas preferentemente a residentes y estudiantes de Medicina han vuelto a ser las más solicitadas por los futuros profesionales sanitarios. En ellas se han recuperado aspectos de gran interés, como la reanimación cardiopulmonar (RCP) básica en adultos y manejo del desfibrilador externo automático (DEA), cuyo seminario teórico-práctico será organizado por los Servicios de Medicina Intensiva y Urgencias del hospital alcazareño.

Por su parte, el Servicio de Cirugía del Mancha Centro preparó una nueva edición del curso práctico de suturas y una charla sobre dolor abdominal, que fue impartida por el cirujano y jefe de Estudios Joaquín Picazo. Por su parte, facultativos del Servicio de Medicina Interna programaron dos nuevas ediciones de los seminarios prácticos para estudiantes, destinados a intercambiar con los alumnos interesantes casos clínicos y el abordaje correcto de los mismos.

La búsqueda de la información en Ciencias de la Salud fue la materia en la que a finales del mes de julio los estudiantes profundizaron de la mano José María Tenías, responsable de la Unidad de Apoyo a la investigación perteneciente al Departamento IDF del Hospital de Alcázar de San Juan.

En lo que respecta al programa formativo dirigido preferentemente a profesionales de Enfermería, abarcó temas de gran interés, desde la figura del coordinador de trasplante en el proceso de la donación, impartido por la enfermera Felicidad Romero, coordinadora de trasplantes del Hospital Mancha Centro; la declaración de voluntares anticipadas, a cargo de Isabel Angulo, enfermera jefe del Servicio de Atención al Usuario (SAU); hasta la evaluación de la calidad en los cuidados en enfermería, de manos de Gloria Lorente, supervisora de Área asistencial, Calidad y  Esterilización.

Las actividades formativas para enfermería más puramente asistenciales fueron las dedicadas a la valoración, prevención y tratamiento de úlceras por presión (UPP), por Fernando Patón, enfermero de la UCI pediátrica y neonatal; o la canalización y cuidados del catéter venoso central de inserción periférica en el paciente pediátrico, impartido por Estela Morales, supervisora de la UCI pediátrica y neonatal y de las Unidades de Hospitalización de Pediatría y Tocoginecología.

Los cuidados de enfermería en el paciente con catéter venoso periférico, a cargo de Sandra Escot, enfermera de la Unidad de Hospitalización de Medicina Interna 2; y la  movilización de pacientes y uso de arneses, de la mano de Francisco Javier García, fisioterapeuta del Hospital Mancha Centro; completaron el intenso programa docente de la época estival.

Jornadas de Salud Mental

Además de estos doce talleres, por su parte, el Área de Salud Mental del Mancha Centro ha programado para septiembre unas jornadas formativas dirigidas a residentes y estudiantes en prácticas que hayan rotado durante el verano en los distintos dispositivos de dicho área. Los contenidos que se abordarán estarán dedicados a las nociones básicas de la especialidad de Salud Mental.

La realización de este tipo de actividades formativas es posible gracias al esfuerzo y dedicación de los profesionales del Hospital Mancha Centro, que son los que se encargan de organizar e impartir las diferentes materias para que los alumnos cuenten con la máxima preparación posible a la hora de incorporarse al mundo laboral.

Enviado por Comunicación Sanidad y Asuntos Sociales Castilla-La Mancha: www.jccm.es

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Alcazareños, Alcázar de San Juan, Alumnos, castellano-manchego, Castilla-La Mancha, Hospital, Mancha Centro, Salud, Sanidad

“Blondi” en la fase final de un certamen en Huesca

“Blondi”, el cortometraje realizado en La Mancha por Evasión Cine, vuelve a estar en la fase final de un certamen cinematográfico. El corto dirigido por Hugo de la Riva es finalista en la VI Edición del Concurso de Cortometrajes de Villa de Ayerbe, en Huesca

 

El actor alcazareño Juan Carlos Arráez junto al cartel del Certamen de Cortos de Villa de Ayerbe (FOTO: Miguel Calatayud)

 

El Palacio de los Urries será el escenario donde este fin de semana se proyecten los cortos que han sido seleccionados en la fase final del VI Concurso de Cortometrajes de Villa de Ayerbe. Uno de ellos será “Blondi” que se proyectará este Viernes como finalista de este certamen en Huesca. 

El corto producido en Alcázar de San Juan por Evasión Cine vuelve así a una fase final tras su buena aceptación en certámenes cinematográficos como los de Elche o Sant Joan, donde también fue finalista. “Blondi” competirá contra cortos nacionales e internacionales por el premio final que se decidirá el Domingo en una gala de clausura donde se galardonará a los premiados. 

Por otro lado, “Blondi”, premiado por el FECICAM como mejor corto del año en Castilla La Mancha, continúa distribuyéndose por festivales de toda España. En uno de ellos, el de Islantilla Cinefórum de Huelva, fue proyectado dentro del ciclo “Cine Bajo La Luna” junto a otras obras seleccionadas en este certamen internacional en el que el corto de Hugo de la Riva, cautivó al público onubense.

 Enviado por EVASIÓN CINE: www.evasioncine.com

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Alcazareños, Alcázar de San Juan, Cine, Cultura, Evasión, Hugo de la Riva

La copa del Mundo y las dos últimas copas de Europa de fútbol llegan al ayuntamiento de Alcázar de San Juan

Estarán expuestas el próximo sábado en el Salón Noble del Consistorio

En el recorrido que están haciendo por toda España, el próximo sábado llegarán al Ayuntamiento de Alcázar de San Juan los tres importantes trofeos obtenidos por la Selección Española de Fútbol en los últimos años, como son la Copa del Mundo de 2010 y las Copas de Europa de 2008 y 2012.

Las tres copas serán exhibidas en el Salón Noble del Consistorio este sábado día 18 desde las cinco de la tarde hasta las nueve y media de la noche.

Hay que recordar que en agosto de 2010 ya estuvo en el Ayuntamiento de Alcázar la Copa del Mundo, que registró un altísimo número de visitantes que desde bastante tiempo antes de abrirse las puertas hacían cola en la Plaza de España.

Sin embargo, la ocasión de este próximo sábado será única para poder ver por primera vez en Alcázar los tres trofeos juntos, gracias a las gestiones de la Concejalía de Deportes con la Federación de Fútbol de Castilla-La Mancha, que ha cedido las copas para que las puedan contemplar de cerca todos los alcazareños.

Publicado en Ayuntamiento de Alcázar de San Juan: http://www.alcazardesanjuan.es/

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Alcazareños, Alcázar de San Juan, Ayuntamiento, Deportes, Fútbol