Mota del Cuervo no es, ni puede ser, el lugar de don Quijote (II)

Publicado el de

 

Después de leer LO QUE CERVANTES CALLÓ” de José Manuel González Mujeriego, ya no me cabe duda sobre mi afirmación anterior: “Mota del Cuervo no es, ni puede ser el lugar de don Quijote”.

Y digo “lugar de don Quijote” pues en este trabajo, el autor pretende mezclar dos obras de Cervantes, el Quijote con el  Persiles, con el objetivo de dar fuerza a su hipótesis de que Cervantes habla del mismo lugar en ambas obras.

Su argumento para esto es la posible similitud del inicio del Quijote: “En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, …” con un pasaje del Persiles, en el que narra la llegada del grupo de peregrinos a Quintanar de la Orden, a la casa de Diego de Villaseñor, y “prosiguiendo su viaje, llegó a un lugar, no muy pequeño ni muy grande, de cuyo nombre no me acuerdo, y en mitad de la plaza dél, por quien forzosamente habían de pasar, …”.(Capítulo décimo del tercero libro). 

La situación geográfica del grupo de peregrinos por esta parte de la Mancha es evidente. El objetivo de Antonio es pasar por su pueblo, Quintanar de la Orden, y volver a ver a sus padres, los Villaseñor, acompañado de su mujer, sus dos hijos, Periandro y Auristela. Días después de llegar a casa de sus padres decide quedarse con ellos junto a su mujer Ricla, siguiendo la peregrinación sus dos hijos, Antonio y Constanza, Periandro, Auristela y un criado de sus padres. Este mermado grupo de peregrinos continua su camino, partiendo de Quintanar de la Orden y llegan “a un lugar, no muy pequeño ni muy grande”donde después de narrarnos como una pareja de jóvenes trataban de ganarse la vida contando historias de su falso cautiverio en Argel y pasar la noche en aquel lugar continúan su camino llegando a un punto donde este se dividía en dos, uno hacia Cartagena y otro hacia Valencia, camino este último que siguen este grupo de peregrinos.

Que Cervantes conocía Quintanar de la Orden, y a una de sus familias más importantes, los Villaseñor, no cabe la menor de las dudas. Ahora, que el siguiente lugar a donde llegan los peregrinos sea Mota del Cuervo, entra dentro de lo posible. Este es el lugar del que Cervantes,  en el Persiles, nos dice que de su ” nombre no me acuerdo”.

En la construcción de las frases, Cervantes, deja ya  meridianamente clara su intención. En el Quijote, conoce el nombre del lugar de don Quijote pero no “quiere acordarse”, y en el Persiles conoce ese lugar de paso, pero no se “acuerda” de su nombre. Cervantes no está describiendo el mismo lugar.

Estamos en ambas obras en la Mancha, pero en lugares distintos de la Mancha. En el Quijote en el lugar de origen de don Quijote, y en el Persiles, en esta parte de la narración, el grupo de peregrinos pasa por Ocaña, llega a Quintanar de la Orden y continúa su camino hacia Valencia.

Sin tener ya en cuenta este punto de vista distinto de interpretación de los textos que tengo y definido el lugar de origen de don Quijote por José Manuel González como Mota del Cuervo, me voy a centrar ya en la situación geográfica de este lugar con respecto a lo que Cervantes nos describe en el Quijote, solo en el Quijote.        

Uno de los primeros errores geográficos del señor González en “Lo que Cervantes calló” es determinar que el espacio geográfico descrito por Cervantes como la Mancha, al novelar el Quijote, es el conocido como Común de la Mancha.

En el capítulo “La Mancha en tiempos de Cervantes” nos define así esta zona de España:

“La entonces denostada (por algunos autores), tierra de la Mancha, era en tiempos de Cervantes un territorio relativamente pequeño, coincidía con el llamado Común de la Mancha, … creado por el Infante don Fadrique en 1353, estaba constituido por los siguientes pueblos: Cabeza Mesada, Campo de Criptana -que fue su capital hasta 1605 y luego pasó a Quintanar-, Corral de Almaguer, El Cuervo (hoy Mota del Cuervo), El Toboso, Guzques (Villamayor de Santiago), Manjavacas (hoy integrado en Mota del Cuervo), Miguel Esteban, Palomarejos, Pedro Muñoz, Pozorrubio, Puebla de Almoradiel, Puebla de Don fadrique (Villa de Don Fadrique), Puebla del Algibe (hoy Santa María de los Llanos), Quintanar (Quintanar de la Orden, que fue su capital desde 1605), Socuéllamos, Tomelloso, Villaescusa (Villaescusa de Haro), Villaverde y Villanueva de Alcardete”. 

En tiempos de Cervantes, la Mancha era un territorio mucho mayor, tanto que para Cervantes la cueva de Montesinos, no solo está en la Mancha, sino en su corazón. Así pone título al capítulo XXII de la segunda parte del Quijote:

“Donde se da cuenta de la grande aventura de la cueva de Montesinos, que está en el corazón de la Mancha, a quien dio felice cima el valeroso don Quijote de la Mancha” 

En este capítulo, después de las bodas de Quiteria y Basilio, el narrador de la obra nos cuenta como el Licenciado le dejaría a don Quijote y Sancho un primo suyo que le llevaría como guía a conocer esta famosa cueva, “el cual con mucha voluntad le pondría a la boca de la mesma cueva, y le enseñaría las lagunas de Ruidera famosas, ansimismo en toda la Mancha, y aún en toda España;…” 

“… la cueva de Montesinos, que está en el corazón de la Mancha…”. En el Diccionario de Autoridades (1726-1739), el primer diccionario editado por la Real Academia Española, además del significado de “corazón” como órgano del cuerpo, dice:“Metaphoricamente vale tambien mitád, medio ú centro”.  Por lo tanto la Mancha de don Quijote, la que conoce y nos describe Cervantes, no es la zona a la que nos quiere dirigir el señor González, sino una zona mucho más amplia, así reconocida de pertenecer a ella por muchos lugares en las Relaciones de Felipe II (1575), donde“… la cueva de Montesinos, que está en el corazón de la Mancha…”.

m1Como podemos ver en el plano anterior, la cueva de Montesinos, que se encuentra entre Ossa de Montiel y las Lagunas de Ruidera, dista mucho de la “Mancha” que se describe en este trabajo, y mucho menos se encuentra en su “corazón”, como conoce Cervantes y describe en el Quijote.

Como conoce Cervantes y los también vecinos de Uclés, Almodóvar del Campo, Villarrubia de los Ojos, Argamasilla de Alba, etc,  por citar algunos de los lugares, muy distantes entre ellos, que decían estar en la Mancha en tiempos de don Miguel.

Realmente es difícil entender algunas de las afirmaciones de José Manuel González, contenidas en este mismo capítulo, cuando dice: “En Las Relaciones de Felipe II (1575), solo unos pocos pueblos de la actual Castilla-La Mancha declaraban estar situados en La Mancha”. Cuando casi cincuenta lugares, tan separados como he dicho antes, lo hacen y otras tantas declaraciones se saben que se hicieron pero no llegaron a su destino, como  Almagro y Alcázar de San Juan.

O su afirmación de que Argamasilla de Alba no declarase encontrase en la Mancha, en esas mismas Relaciones de Felipe II:

“O el de Argamasilla de Alba que dijo que “este pueblo es del prior don Antonio de Toledo y cae en la orden y priorazgo de San Juan”.

Esta contestación que nos transcribe corresponde a la  número 7 de los vecinos de Argamasilla de Alba, y se “olvida” de transcribirnos lo que nos contestan esos mismos vecinos en su  respuesta número 4, justo la anterior, que así claramente decían:

“Al cuarto capítulo dijeron que el reino en que comúnmente se cuenta este pueblo es en el de Toledo, en la bailía de Alcázar, que por otra parte en donde este pueblo está sentado se llama la Mancha”    

Copia de las Relaciones de Argamasilla de Alba de 1575

Copia de las Relaciones de Argamasilla de Alba de 1575

 

Afirmaciones del señor González, algo sesgadas, que quizás debiese de explicar a cuantos van a leer su libro, que pueden no tener conocimientos geográficos de la época de Cervantes, y que pueden tomar como ciertas, cuando vemos evidentemente que no lo son.

Próximamente seguiremos analizando los caminos y lugares que, desde Mota del Cuervo, hace seguir José Manuel González a don Quijote, que no solo no coincide con lo escrito con Cervantes, sino con la propia geografía y catastro de la zona.

                                    Luis Miguel Román Alhambra  

 

https://alcazarlugardedonquijote.wordpress.com/

.

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Alcazareños, Alcázar de San Juan, Alcázar de San Juan: Lugar de Don Quijote, アルカサル·デ·サン·フアン, フェアフレーバー, Cervantes y El Quijote, Cultura, Luis Miguel Román Alhambra, Mi vecino Alonso, Sociedad Cervantina del lugar de don Quijote

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s