Un proyecto universitario europeo de digitalización de los mosaicos abre una nueva etapa cultural que permite desvelar secretos de la ciudad

El tratamiento digital, fotogrametría, de los mosaicos va a permitir descubrir muchos secretos de la historia de Alcázar y de la península

1_2639_1


Investigadores de varias universidades trabajan en un centenar de piezas par conocer su composición y conseguir información histórica

Más de un centenar de los mosaicos que posee Alcázar de San Juan están siendo tratados a través de un proceso de digitalización, fotogrametría, que permite crear un modelo en tres dimensiones. Este proceso de digitalización que se está desarrollando en colaboración con diferentes universidades europeas dentro del programa Red Inicial de Entrenamiento de Patrimonio Digital, va a permitir en palabras del concejal de Cultura, Mariano Cuartero iniciar una nueva etapa cultural que va descubrir nuevos secretos de la ciudad e incluso de la península gracias a la interpretación que se va a poder extraer de los mosaicos, ya que están convencidos de que van a aportar nuevos datos que van a facilitar la interpretación de la historia y un mejor conocimiento de los usos cotidianos de la época.

La alineación en tres dimensiones que hace el tratamiento de digitalización permite manejar con mucha más facilidad el puzzle de las teselas, pero además permite estudiar la composición de cada una de las piezas, descubrir su procedencia, e incluso permite ver cual es la zona más pisada o donde estaban situados los muebles en las diferentes dependencias donde se ubicaba el mosaico.

Curiosas novedades dentro de un proyecto que el concejal Mariano Cuartero calificaba de amable e integrador que va a facilitar aunar fuerzas dentro del mundo de la investigación para que repercutan en el bien cultural y académico europeo.

Los mosaicos alcazareños proceden en su mayoría de excavaciones realizadas en los años 50 en la llamada Villa De Santa Maria, pero también hay otros mosaicos procedentes de Villacentenos o de Piédrola. Desde su hallazgo se han tratado con diferentes materiales para su recuperación y actualmente se va a dar un paso más y muy importante con este nuevo proyecto que va a permitir conocer mucho más alrededor de estos fantásticos ornamentos.

2_2640_1

 

Mathew Vincent, arqueólogo, (americano) y Nikoletta Skordaki, ingeniera química, (griega) son
los responsables del proyecto. A través del uso de esta herramienta han investigado la información que puede arrojar cada fragmento de mosaico. Para ellos con el estudio de las piezas se puede conocer tanto la evolución social de la época, como la importancia de la casa donde se albergaban e incluso el valor de mosaico. El estudio del tamaño de las piezas y de la composición es fundamental. Si las teselas rojas que aparecen en el mosaico pueden proceder de la zona, pretenden saber también de dónde han venido las piezas de los diferentes colores que componen los distintos mosaicos y así establecer las relaciones que se tenían entre diferentes áreas geográficas.

Ambos investigadores coinciden en el esfuerzo que se ha realizado en Alcázar por mantener los mosaicos y por protegerlos. Creen que con su herramienta van a “contribuir a su conservación y a descubrir muchas más cosas que el ojo humano no puede ver a simple vista”, dice Mathew Vincent.

 

Ayuntamiento de Alcázar de San juan: http://www.alcazardesanjuan.es

.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Alcazareños, Alcázar de San Juan, Alcázar de San Juan: Lugar de Don Quijote, Cultura

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s