Imágenes de Alcázar de San Juan en el Quijote

al1

“En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme…”. Con esta frase comienza el Quijote, frase harto repetida en todo el mundo literario y fuera de él. Posiblemente hay mucha gente que no ha leído el Quijote, pero sabe que es el comienzo de esta novela de Cervantes.

En la primera edición del Quijote, la letra capitular del capítulo primero, y lógicamente la primera letra de la famosa frase y del Quijote es la “E“. El impresor de la imprenta de Juan de la Cuesta, en Madrid, escoge un fondo en el que se observa una casa y junto a la casa, a la izquierda, una torre y detrás de ella, más alejada a la derecha, otra torre. Sin duda alguna se trata de las torres de un complejo amurallado de un lugar.

En el archivo de la iglesia de Santa María de Alcázar de San Juan, hay una partida de bautismo de un niño al que sus padres le pusieron de nombre Miguel. El padre se llamaba Blas de Cervantes Sabedra y su madre Catalina López. Desde que se encontró esta partida de bautismo en el siglo XVIII, por el entonces bibliotecario del rey de España, la tradición cervantina alcazareña considera vecino suyo al autor del Quijote.

En el interior de la iglesia se conserva la pila bautismal en la que se bautizó a este Miguel y que se ha estado usando hasta casi finales del siglo XX. Yo me encuentro entre los bautizados en esta misma pila. Y a la salida de esta antigua iglesia, en su misma puerta, nos encontramos con una imagen que tiene similitud con la misma que hay detrás de la letra capitular. ¿Casualidad? Quizás sea solo una mera coincidencia. Pero cada vez que salgo de esta iglesia, la imagen me recuerda a esta letra capitular del primer capítulo delQuijote.

al 2

Este torreón es el único que se conserva del conjunto amurallado que existía alrededor de esta parte de Alcázar de San Juan. Este mismo torreón se terminó de construir, o reconstruir sobre otro existente, durante los años de la escritura de las dos partes delQuijote. Esta zona amurallada y sus torres se aprecian en la primera imagen que hay de Alcázar de San Juan y que la realizó Domingo Aguirre en 1769, recogida en su obra“Descripción Histórica del Gran Priorato de San Juan Bautista de Jerusalén en los Reynos de Castilla y León”

al 3

Si hay un capítulo muy conocido en el Quijote, es la famosa batalla que mantiene don Quijote contra un molino de viento al poco de salir de su pueblo. Esta imagen ha sido dibujada y formado parte de las ilustraciones o grabados de todas las ediciones ilustradas, desde la primera en las que aparecen estas en la edición de 1674 impresa por  Andrés García de la Iglesia, en la que podemos leer en su portada: “Ilustrado con Treinta y Quatro láminas muy donosas, y apropiadas a la materia”.

al 4

En la ilustración que da comienzo al capítulo VIII se aprecia al fondo a don Quijote, lanza en ristre, acometiendo a uno de los molinos de viento.

El rey Sancho IV en el año 1292 hace villa a Alcázar de Consuegra, como así se llamó hasta la división del Gran Priorato de San Juan en 1517 en la que pasó a llamarse Alcázar de San Juan, la amojona y le concede escudo de armas. Este escudo representa a un caballero de la Orden de San Juan lanza en ristre con un castillo al fondo. Este escudo de Alcázar también está dibujado por Domingo Aguirre,  en 1769, en uno de los dos ejemplares encontrados hasta ahora de su  “Descripción Histórica del Gran Priorato de San Juan Bautista de Jerusalén en los Reynos de Castilla y León”

al 5

¿Casualidad? Quizás sea solo una mera coincidencia. Pero parece que el autor del Quijotese ha fijado en la imagen del escudo de Alcázar para imaginar a su hidalgo manchego, vestido con las armaduras de sus antepasados, en su batalla contra los molinos de viento.

Gregorio Prieto, nuestro gran pintor manchego, integrante de la Generación del 27,  expresaba así su convencimiento de que Cervantes usó la imagen del escudo de Alcázar para imaginar a su don Quijote luchando contra un molino encantado:Gloria también a este pueblo, cuyo emblema de su escudo es un caballero arremetiendo, lanza en ristre, contra un castillo, que sirvió de base seguramente para inspirar a Cervantes el famoso capítulo de los molinos de viento(La Mancha de don Quijote, Revista Clavileño,  Madrid 1953). Y así también es recordado y repetido por el chileno Carlos Sander en su En busca del Quijote (Editorial Nascimento, Santiago de Chile 1967). Gregorio Prieto y Carlos Sander fueron grandes amigos, unidos especialmente por su amor al Quijote y especialmente a los molinos de viento que inmortalizó Cervantes.

Nuestro vecino Isidro Parra, pintor, ilustrador y grabador, muralista, diseñador gráfico, decorador y escultor y grandísima persona al que tuve el privilegio de conocer y creerme su amigo, allá por el 2004, entre planos y dibujos de lo que poco después fue su taller, concibió una serie de veletas sobre capítulos del Quijote. Son un total de siete veletas, y una de ellas, como no podía ser de otra manera, representa el capítulo VIII. Pero de este impresionante proyecto que nos legó da para un artículo completo que próximamente publicaré. Y también Isidro creyó en la idea de que Cervantes se fijó en el escudo de Alcázar para imaginar la batalla.

al 6.jpg

¿Alguien cree que si no hubiese sido por esta batalla de don Quijote contra un molino de viento, al que creyó gigante, los molinos de viento se habrían conservado en nuestras sierras o cerros? Gracias al ingenio de Cervantes, que imagina a su caballero acometiendo a un molino de viento encantado en gigante, esto ha sido posible y su imagen icono de la Mancha de don Quijote.

al 8.jpg

¿Se fijó Cervantes en este escudo de Alcázar para engendrar esta batalla? Para Gregorio Prieto y Carlos Sander seguramente pudo ser así, para Isidro Parra y para mí también.

Como defiendo, Cervantes utiliza lo que conoce personalmente o le cuentan en ventas o por los lugares por donde transita o vive, para hacer creíbles sus novelas. Encantando la realidad más cotidiana, la mas sencilla, y así hacer verosímiles sus historias a los lectores del siglo XVI y a los del XXI.

¿Casualidad? ¡Quizás sean solo una mera coincidencia!, pero en el Quijote hay dos imágenes que si visitan Alcázar de San Juan lo pueden apreciar, como quizás también se fijara en ellas Cervantes. ¡Otro encantamiento de Cervantes!

                                                       Luis M. Román Alhambra

Alcázar Lugar de Don Quijote:

https://alcazarlugardedonquijote.wordpress.com/

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Alcazareños, Alcázar de San Juan, Alcázar de San Juan: Lugar de Don Quijote, アルカサル·デ·サン·フアン, フェアフレーバー, フットサル, ミルズ, Cervantes y El Quijote, CosasdeAlcázardeSanJuan, 돈 키호테, 세르반테스 와 돈키호테, 日本

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s