Archivo diario: 7 mayo, 2017

Cervantes se muere

INTERVINIENTES MESA

Intervinientes de izquierda a derecha: Jesús Sánchez Sánchez moderador, Enrique Suárez Figaredo, Javier Balaguer Blasco y Luis García Jambrina

Ponentes y público de la I Mesa Redonda Cervantina organizada por la Sociedad Cervantina de Alcázar de San Juan el pasado día 6 de mayo coinciden en augurar un mal futuro de la lectura popular del Quijote, si las condiciones actuales se mantienen 

Celebrada en el marco de las XXVI Jornadas Cervantinas  de El Toboso ha reunido a destacados especialistas

Alcázar de San Juan, 07-05-2017.  En  el día de ayer, sábado 6 de mayo, se ha celebrado en la Sala Domus Artis de El Toboso la I Mesa Redonda Cervantina organizada por la Sociedad Cervantina de Alcázar de San Juan, en colaboración el Ayuntamiento de El Toboso, con el título “Leyendo a Cervantes en el siglo XXI: ¿Por qué?”

Esta Mesa ha estado moderada por Jesús Sánchez Sánchez, vicepresidente de la Sociedad Cervantina alcazareña y ha contado con la participación del Director de Cine Javier Balaguer Blasco, director de  “Cervantes, la Búsqueda”; el Profesor de Literatura de la Universidad de Salamanca y escritor, Luis García Jambrina y el editor del Quijote y otros textos del Siglo de Oro, Enrique Suárez Figaredo.

El objetivo nuclear de la Mesa es analizar cómo el Quijote, siendo valorado por la comunidad como una obra cumbre de la literatura, se constata -en cambio-  un extendido, en las generaciones actuales, rechazo o desánimo ante la lectura del Quijote. Es decir, acercarse al análisis de por qué no se lee esa obra que se dice que se admira tanto.

Las intervenciones de los miembros de la Mesa coincidieron en valorar como muy preocupante el horizonte que se prevé respecto de la lectura del Quijote en España. Uno de los elementos que a juicio de los intervinientes está dificultando la viabilidad del Quijote como obra de lectura popular es su consideración como obra de culto. Más concretamente, como obra sacralizada por la crítica erudita y académica desde el siglo XVIII. El hecho actual de transmitir a los lectores la idea de que están accediendo a una obra cuasi sagrada y  además, en ciertos periodos históricos, de obligada lectura ha creado una desafección y rechazo para el gran público que aún continúa.

La Mesa Redonda fue seguida con extraordinario interés por el numeroso público asistente, que llenaba la sala Domus Artis, el cual participó activamente en el debate interpelando a los miembros de la Mesa con distintas aportaciones, superándose ampliamente el tiempo previsto de duración del acto.

De la participación del público son de destacar aportaciones interesantes tales como la sugerencia manifestada de que se percibía cierta impresión de que tanto el autor, Cervantes, como su obra, Don Quijote, habían sufrido un proceso histórico de patrimonialización mediante el cual la interpretación, valoración, justificación y análisis de esta obra y su autor habían sido monopolizados por los estamentos académicos que desde el S. XVIII hasta la actualidad se han sucedido.

Se estableció la analogía de que tanto la Biblia como el Quijote son libros sacralizados, con muy escasa lectura por la comunidad y sobre los cuales gravitan unas élites, ora eclesiásticas ora académicas que han pretendido incluso en la actualidad acaparar la interpretación de las obras y condicionar el modo cómo la comunidad debe acceder a ellas, marcando premisas, interpretaciones y exégesis.

Los participantes en la Mesa coincidieron en la idea de que para que Cervantes pueda “vivir” en los tiempos futuros y ser leído por la comunidad (y no -al modo de Homero o Sófocles-  solamente por los profesionales) habría que liberarle poco a poco del monopolio que sobre su interpretación, valor y oportunidad ejerce el mundo académico que tiene a Cervantes y sus obras como uno de los objetos que llenan parte del contenido de su actividad profesional.

El Quijote, tanto sea visto como obra cómica como si se considera obra dramática, traslada siempre como un valor inmarcesible la libertad. Libertad en todos sus aspectos. Tal vez sea este uno de los principales legados que encontramos en el texto del Quijote.

Seamos, pues, consecuentes con ello y leamos el Quijote con libertad, sólo por nosotros mismos y en base a nuestra interpretación; filtrando -con nuestro sentido propio y común- todo tipo de orientación y exégesis proveniente de ámbitos académicos, cuando esta aportación sólo se funde en que proviene de la “autoridad académica”…

Esta actividad, organizada por la Sociedad Cervantina de Alcázar de San Juan, orientada programáticamente a acercar la lectura de Cervantes y, concretamente, una lectura enriquecedora del Quijote,  tendrá periodicidad anual y será itinerante, pretendiendo que cada año se celebre en una localidad manchega y cervantina diferente.

IMG-20170506-WA0024.jpg

IMG-20170506-WA0026

Sociedad Cervantina de Alcázar de San Juan

https://sociedadcervantinadellugardedonquijote.wordpress.com/2017/05/07/cervantes-se-muere-2/

 

1 comentario

Archivado bajo Alcázar de San Juan